Pymes

Bring Your Own Device: Oportunidades y riesgos

Publicado por: Equipo Applicate

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Tags: Tendencias
Bring Your Own Device: Oportunidades y riesgos
Temáticas

Dentro de los cambios culturales derivados de la enorme expansión en el uso de dispositivos móviles, uno de los fenómenos que más está transformando la manera en que las empresas gestionan su información y se relacionan con sus empleados es el llamado BYOD (Bring Your Own Device) o "trae tu propio dispositivo", en español.

Hoy en día es común que la mayoría de los empleados de una empresa cuenten con sus propios dispositivos móviles (teléfonos, tabletas e incluso laptops); como sabemos, estos dispositivos suelen contar con muy altas capacidades de procesamiento y almacenamiento así como con una gran gama de apps que pueden ser de utilidad para las actividades regulares del trabajo.

El hecho es que, ya sea que las empresas lo promuevan o no, cada vez es más común que los empleados utilicen sus dispositivos personales para realizar tareas propias de su trabajo, de hecho, este es un fenómeno que se ha dado de manera natural e inevitable. Pero ¿es esta una práctica adecuada?, como en muchas otras cosas, el fenómeno del BYOD tiene pros y contras.

Los pros para las empresas se reflejan principalmente en costos y aumento en la productividad: reducción de costos en la adquisición o renta de equipos, en su mantenimiento, planes de datos y otros costos asociados; aumento en la productividad en el sentido de que los empleados suelen utilizar gustosos sus propios dispositivos incluso si es para realizar tareas del trabajo, por lo que se incentiva su productividad. Por el lado de los empleados, se encuentran más a gusto trabajando con equipos que son de su elección y gusto que con los dispositivos más económicos y limitados que suelen adquirir las empresas.

Pero estos beneficios del BYOD que si bien son atractivos para cualquiera, presentan diversas dificultades que deben ser atendidas. La principal de ellas tiene que ver con la seguridad de la información que los empleados estarían accediendo y utilizando por medio de sus móviles, ya que si los dispositivos que utilizan los empleados están fuera del control de la empresa ¿qué sucede si un empleado pierde su dispositivo?, ¿y cuando el empleado es despedido?, ¿y si entra en conflicto con la empresa?; en otros momentos, las empresas contaban con más control sobre su información porque lo común era que los empleados utilizaran sólo equipo de la propia empresa (computadoras personales), de manera que ante cualquier conflicto que se presentara con un empleado, resultaba sencillo desvincularlo del acceso a información crítica, pero el BYOD ha desatado toda una polémica sobre la mejor manera de gestionar estas situaciones.

Y es que hay que tener en cuenta que los empleados que adoptan el concepto BYOD pueden realizar acciones que van desde revisar el correo electrónico de su trabajo, hasta acceder y portar en sus dispositivos archivos e información de la red local de la empresa, muchos de los cuales podrían ser incluso confidenciales, ¿cómo controlar esta situación?

Salvo contadas excepciones, las empresas tienden a favorecer la adopción del BYOD, después de todo, les ahorra costos y, a decir verdad, resulta muy complicado evitar que los empleados copien archivos a sus dispositivos y accedan por medio de la red a la información de la empresa, es decir, este fenómeno se presenta como algo casi inevitable en el seno de cualquier empresa, entonces el reto consiste en controlar que ese flujo de información no opere en contra de sus intereses.

En primer lugar, lo que los expertos recomiendan a las empresas es definir claramente qué información sí, y qué información no permitirán que sea accedida por sus empleados a través de dispositivos móviles, en algunos casos, será posible en términos técnicos denegar ciertos accesos a los dispositivos de los empleados, pero en otros casos, será fundamental formalizar estos permisos a través de convenios firmados por ambas partes en los que se establezcan claramente los alcances que tendrá permitido cada empleado a la hora de utilizar sus propios equipos para realizar su trabajo. Desde este punto de vista, la empresa siempre deberá estar al tanto de qué información de su interés está siendo utilizada a través de los dispositivos móviles de sus empleados.

Por otro lado, es muy importante que las empresas definan claramente cuáles serán los protocolos de recuperación y eliminación de su información de los dispositivos de sus empleados una vez que su relación laboral concluya. Cualquiera que sea el procedimiento, este deberá estar acordado con antelación de manera que ambas partes conozcan lo que les corresponde hacer una vez que se de una situación de finalización de labores.

Por último, es también necesario que existan convenios que comprometan a los empleados a dar aviso a la empresa en caso de que sus equipos hayan sido robados, extraviados, o que exista la sospecha de que han sido utilizados sin permiso del propietario, esto con el fin de que se tomen las medidas necesarias para proteger la información crítica que podría verse comprometida en manos extrañas.

Es claro que no todos los empleados deberían de poder acceder al mismo tipo de información, es por eso necesario que se determine cuidadosamente lo que recomendábamos más arriba: se debe determinar con claridad quiénes pueden acceder a qué datos. La fuerza de ventas, el departamento de informática, el área de comunicación, contabilidad, los puestos directivos, en fin, cada área y cada puesto requieren trabajar con una porción de la información que pertenece a la empresa; entre más restringido y específico sea el acceso de cada empleado a los datos que le incumben para realizar sus tareas, menor será el riesgo y el impacto de que la empresa vea comprometidos sus intereses en caso de que alguna situación indeseable se presente.

Para los departamentos de informática, el BYOD se presenta como un verdadero reto de gestión de información, a ellos les corresponde determinar las mejores prácticas para defender de la mejor manera los intereses de la empresa, para que ésta y sus empleados tengan la oportunidad de disfrutar de los beneficios de esta tendencia que, a todas luces, se ve imparable.

El hecho es que el BYOD es parte ya de la normalidad de una enorme cantidad de personas alrededor del mundo las cuales laboran en todo tipo de compañías. El reto es que esta práctica se convierta en un beneficio para todas las partes involucradas, para ello, se deben minimizar los riesgos que hemos mencionado.

Recomendaciones
comments powered by Disqus
Suscríbete al newsletter

Bring Your Own Device: Oportunidades y riesgos

Publicado por: Equipo Applicate | 19 de Agosto, 2014

    Comparte

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Convocatorias

Convocatorias