Monetización

Crowdfunding: financiando apps colectivamente

Publicado por: Equipo Applicate

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Crowdfunding: financiando apps colectivamente
Temáticas

En este espacio hemos hablado de algunos de los principales modelos de negocio que se utilizan en el sector de las aplicaciones móviles. En esta ocasión abordaremos un esquema de financiamiento que, si bien no es el más recurrido en la industria, resulta una alternativa para un cierto tipo de proyectos con características particulares, se trata del Crowdfunding.

Crowdfunding proviene de las palabras en inglés crowd (multitud) y funding (financiamiento o fondeo). En términos generales, Crowdfunding puede definirse como el financiamiento colaborativo de algún proyecto, es decir, un grupo de personas interesadas en que éste se lleve a cabo, aporta una cantidad de dinero de forma que, a través de pequeñas aportaciones individuales, se recaude el presupuesto necesario para realizarlo. Tanto las campañas de recaudación de fondos, como las aportaciones de dinero, se dan en la gran mayoría de los casos a través de internet.

Se ha recurrido al Crowdfunding en proyectos de arte (documentales, cortos y largometrajes, animación, música, gestión cultural, etc.), productos comerciales (videojuegos, videos musicales, cómics, gadgets, productos de diseño, libros, etc.), proyectos de innovación científica, campañas (filantrópicas, de compromiso social o políticas, entre otras), proyectos para iniciar empresas, en fin, el universo es amplio; por supuesto, las aplicaciones móviles no han sido ajenas a esta corriente y existen una serie de proyectos de este tipo que se han financiado de este modo.

Pero antes de continuar, hagamos un poco de historia. Existen varios antecedentes de proyectos que han sido financiados por el público, pero el primer caso de Crowdfunding como lo entendemos en la actualidad se dio en 1997: la banda británica de rock Marillion tenía serios problemas para concretar una gira de conciertos por Estados Unidos para promocionar su álbum “This Strange Engine” debido a sus bajas ventas y al poco interés de la disquera, como respuesta a esto, un grupo de seguidores de la banda inició una campaña en internet para recabar fondos y recaudaron 60,000 dólares que permitieron a Marillion realizar la gira como estaba planeada. La banda no estuvo involucrada en la campaña y la recaudación de fondos se hizo exclusivamente a través de internet.

A partir de esto, poco a poco se fue extendiendo la práctica de financiar colectivamente proyectos en los que el público estuviera particularmente interesado. Para el año 2003, comenzaron a surgir las primeras plataformas online dedicadas al Crowdfunding, en ellas, todo aquél que tuviera un proyecto y necesitara financiarlo podía darlo a conocer, promoverlo y recaudar el dinero a través de ellas. Algunas de las plataformas de Crowdfunding más importantes son ArtistShare, EquityNet, Pledgie, FundRazr, Kickstarter, RocketHub, Microventures y Fundageek.

Desde los inicios de esta novedosa práctica de financiamiento, se planteó el problema del papel que juega la multitud que financia el proyecto, ¿se debe considerar como un inversionista o como un patrocinador?, es decir, si el proyecto que fondea es económicamente redituable, ¿el público que lo financió tiene derecho a reclamar su parte proporcional de ganancia económica? o ¿sólo debe quedarse con la satisfacción de que colaboró a que un proyecto en el que creía se concretara? Actualmente, desde que se inicia una campaña de Crowdfunding se suele dejar muy clara esta parte, existen diversos esquemas que definen el rol de los fondeadores:

1. El público que fondea es sólo un patrocinador a la manera de un mecenas, hace su aportación económica con el único fin de que el producto u obra que está apoyando se realice, sin ningún tipo de retribución material a cambio.

2. Las personas que aportan dinero son sólo patrocinadores, sin ningún derecho sobre el proyecto que apoyan, pero se hacen acreedores a algún tipo de retribución no monetaria proporcional a su aportación. Por poner un ejemplo hipotético: podría ser que en un proyecto de animación o cine, algunos fondeadores se hagan acreedores a recibir bocetos, dibujos originales o maquetas relacionadas con el proyecto, mientras que quienes aporten más cantidad de dinero podrían hacerse acreedores a visitar el estudio donde se filma. Otra variante de este esquema es para el caso de productos (artísticos o tecnológicos), quienes aportan dinero reciben en retribución una copia del producto que patrocinaron (o una edición especial del mismo) ya sea gratuitamente o con un precio especial, de manera que puedan ser los primeros en disfrutar aquello en lo que invirtieron su dinero.

3. Otro esquema es aquel en que los fondeadores en efecto se convierten en inversionistas, y en caso de que el proyecto consiga beneficios económicos, se les concede una ganancia proporcional a su inversión. Si lo que se fondea es una empresa, también se les puede conceder una parte proporcional de participación en ella. En estos casos, desde un principio debe definirse la proporción que se repartirá entre el creador y otros interesados en el proyecto, y la multitud que lo fondeará.


En el caso de las aplicaciones móviles, existen plataformas exclusivas de Crowdfunding para apps como Sellanapp, AppsFunder, Appbackr o Appsplit, pero también en las plataformas convencionales como Kickstarter, FundRazr y Microventures es posible inscribir proyectos de este tipo, generalmente en las secciones de tecnología.

Si estas interesado en fondear de esta manera un proyecto de app, la mecánica básica para inscribir proyectos en estas plataformas es la siguiente:

1. Dar de alta una cuenta en la plataforma deseada.

2. Realizar el perfil y el pitch del proyecto, es decir, subir a la plataforma toda la información descriptiva que creas necesaria para que el público se enamore de tu app, esto incluye, logotipo, bocetos, prototipos, fotografías, en la mayoría de las plataformas podrás poner videos, etcétera.

3. Montos y condiciones de la donación. Una parte muy importante de este proceso es definir la cantidad de dinero que se necesita para realizar tu proyecto, es muy importante tomar en cuenta que si no logras obtener la totalidad del dinero que fijaste como meta, no recibirás nada y el dinero se reembolsará a los donantes, es decir, debes ser muy cuidadoso al fijar tu meta, ésta debe ser realista, alcanzable y suficiente para que el proyecto se desarrolle adecuadamente; en la mayoría de las plataformas es también posible definir rangos de donación, con su correspondiente definición de la retribución a la que se hacen acreedores los donantes. Revisa cuidadosamente las condiciones de operación de la plataforma que hayas elegido, por lo general éstas se llevan una comisión de dinero sobre lo recaudado a cuenta del servicio que te prestaron.

4. Promocionar tu proyecto. Cada una de las plataformas de Crowdfunding tienen sus estrategias de promoción para los proyectos que tienen inscritos, pero nunca está de más que tomes la iniciativa y generes tu propia campaña para levantar fondos, en general cuentas con entre dos y tres meses para reunir la cantidad de dinero necesaria.


Dando un repaso rápido por los sitios web de estas plataformas de financiamiento, uno puede darse cuenta que son cientos de aplicaciones móviles las que han logrado fondearse con este modelo: apps para aprender árabe, para crear álbumes familiares, para aprender historia en las calles de tu ciudad, generadores de “poesía visual”, apps que convierten tu móvil en un control remoto, juegos de todo tipo, apps de realidad aumentada, de Internet de las Cosas, en fin, las opciones no tienen límite.

Si estás interesado en este tipo de financiamiento para desarrollar apps, sólo ten en cuenta que necesitarás convencer a muchas personas de invertir dinero en ella ANTES de que puedan probarla, en ese sentido, es muy importante que tu idea sea en verdad muy atractiva para el público, y que la sepas explicar y vender de una manera adecuada para entusiasmar a tus potenciales fondeadores. También te recomendamos enfáticamente revisar cuidadosamente todas las condiciones de operación de las plataformas de Crowdfunding con el fin de que escojas la que sea más conveniente a tus intereses.

Recomendaciones
comments powered by Disqus
Suscríbete al newsletter

Crowdfunding: financiando apps colectivamente

Publicado por: Equipo Applicate | 20 de Mayo, 2014

    Comparte

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Convocatorias

Convocatorias