Entretenimiento

¿Cuál es el futuro del Social Gaming?

Publicado por: Equipo Applicate

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
¿Cuál es el futuro del Social Gaming?
Temáticas

La posibilidad de jugar a distancia en línea con otras personas se remonta a los orígenes de la misma internet. Desde aquellos viejos sitios que hace ya más de quince años permitían jugar ajedrez o dominó en tiempo real con otras personas en cualquier lugar del mundo, los Juegos Sociales –mejor conocidos por su nombre en inglés, Social Games– han registrado un crecimiento explosivo al punto que han llegado incluso a dominar el uso de dispositivos móviles (1).

La fiebre del Social Gaming creció de la mano del desarrollo de las redes sociales, particularmente de Facebook. La posibilidad que esta plataforma ofreció para que sus usuarios utilizaran juegos con los que podían compartir tiempo y experiencias con sus amigos y familiares en la popular red social, detonó el surgimiento de todo tipo de juegos, desde los tradicionales de cartas, lógica y trivia, hasta otros más novedosos de acción, estrategia y aventura. El Social Gaming en línea ha visto surgir y desarrollarse a muchos de los negocios más jugosos en internet entre los que se pueden contar títulos como Candy Crush Saga, FarmVille, Diamond Dash, CoasterVille, Dragon City, Bubble Safari, SongPop, Angry Birds y un largo etcétera de juegos que generan decenas de millones de dólares al mes y cuentan, de la misma manera, con decenas de millones de usuarios diarios alrededor del mundo.

Pero esta fiebre por los juegos sociales, si bien se convirtió en un gran negocio tanto para los desarrolladores de los juegos, como para las plataformas de redes sociales en los que se anidaban, pronto comenzó a representar un problema real para la experiencia de los usuarios de las redes sociales, particularmente de Facebook, ¿recuerdan que hubo una época en la que diariamente llegaban decenas de invitaciones para jugar algún tipo de juego en Facebook?, eso era el resultado de esfuerzos muy fuertes por parte de las empresas que desarrollaban estos juegos con el fin de captar la mayor cantidad posible de usuarios. Pero la consecuencia de esto fue el enojo de muchos otros usuarios (Social Gamers o no), a quienes les resultaba muy molesto encontrar su bandeja de notificaciones saturada de invitaciones ¡muchas veces esas invitaciones eran para probar juegos que el usuario de hecho ya estaba jugando!, esta situación dio lugar a que Facebook tomara severas medidas para controlar a estas prácticas, que comprometían la viabilidad de la poderosa red social.

Estas medidas consistieron principalmente en no permitir las prácticas de enviar invitaciones indiscriminadamente y limitarlas a invitaciones directas de un usuario a otro, Facebook además ofreció como alternativa de publicidad para los Social Games los anuncios pagados. Esto trajo como consecuencia una evolución en los modelos de negocio de éstos: ahora debían hacer fuertes inversiones en publicidad, marketing y viralización y debían obtener más ingresos vía ventas de vidas, niveles, pistas, regalos, etcétera; una nueva era para los Social Games comenzó.

El fenómeno que ha significado este tipo de entretenimiento en los últimos seis o siete años, dio lugar a toda una serie de especulaciones y proyecciones sobre este tipo de juegos que detonó una cantidad enorme de inversiones en las empresas que los desarrollaban, tal es el caso de negocios como MegaZebra, Wooga, 5 Minutes, Playfish, Plinga, Playdom, Kabam, Crowdstar, RockYou, Booyah, pero de manera particular, la empresa que se ha convertido en líder de este mercado, y que incluso cotiza en bolsa, es la compañía Zynga (FarmVille, CastleVille, Mafia Wars, Bubble Safari, CityVille, Draw Something, etcétera). Todo parece indicar que los últimos tres años han sido sólo de buenas noticias para este sector, al punto que gran parte de las personas interesadas en desarrollar aplicaciones online, se dedican a intentar crear el "nuevo Flappy Bird" o el "nuevo FarmVille".

La pregunta que da título a este artículo plantea la duda, no sobre la popularidad de estos juegos, es innegable que constituyen una fórmula de entretenimiento que se ha arraigado entre sus usuarios, sino en cómo serán capaces las empresas que los desarrollan y comercializan en sostener sus negocios. Estos últimos años de experiencia en Social Games han demostrado que proporcionalmente son pocos los títulos que son capaces de mantener un interés en el público por un tiempo considerable, la inmensa mayoría de los Juegos Sociales que logran algún grado de éxito se desvanecen paulatinamente hasta que el público los abandona, ¿a qué se debe esto? entre otras cosas, a que este mercado está sobresaturado de oferta y a que es fácil que los usuarios pierdan interés en un juego en particular y comiencen a utilizar otros nuevos.

De acuerdo a ciertos estudios (2), el mercado de los Social Games es, al mismo tiempo, el más jugoso y el más inestable de todo el comercio online. Por un lado capta enormes cantidades de dinero por parte de los usuarios, pero este dinero es asignado por el público de una manera muy caprichosa, es decir, un usuario puede pasar algunos meses utilizando y gastando dinero constantemente en un juego e intempestivamente cambiar su preferencia por algún otro que haya llamado su atención o se esté poniendo de moda.

Es en este contexto que se antoja complicado para las empresas que facturan millones de dólares mensuales gracias a los Social Games hacer proyecciones sólidas sobre sus ingresos en el futuro, debido a lo movedizo de su mercado, e igualmente, para los nuevos desarrolladores que deciden incursionar en este sector, resulta particularmente difícil predecir qué tan exitoso será su producto, considerando que las historias de éxito en este campo son demasiado diversas e incluso contradictorias.

Es por eso que, por un lado, el futuro de los Social Games como un sector del desarrollo de aplicaciones se ve muy prometedor, es decir, la gente los seguirá consumiendo y gastando grandes cantidades de dinero en ellos; pero por el otro lado, la inconsistencia que se verifica en el comportamiento del mismo público, pone signos de interrogación a la viabilidad de consolidar negocios sólidos a través del tiempo en este sector. Todo parece indicar que los próximos años serán una dura prueba para que estas compañías demuestren que sí es posible sobrevivir en este difícil mercado.


Esta información no te la compartimos con el fin de desanimarte a incursionar en el jugoso sector de los Social Games, sino para que estés informado y prevenido de que, si bien representa una importante oportunidad de negocio para los desarrolladores, también presenta características muy particulares que debes tomar en cuenta para tomar las mejores decisiones de negocio.


(1) Flurry, 2014
(2) Techcrunch, 2014

Recomendaciones
comments powered by Disqus
Suscríbete al newsletter

¿Cuál es el futuro del Social Gaming?

Publicado por: Equipo Applicate | 16 de Junio, 2014

    Comparte

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Convocatorias

Convocatorias