Gobierno

Smart Cities y mGobierno

Publicado por: Equipo Applicate

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Smart Cities y mGobierno
Temáticas

Imagen tomada de atellier.net

La tendencia de la población mundial a concentrarse en las ciudades es irreversible, en los últimos sesenta años se ha verificado a nivel global una migración masiva de las zonas rurales a los centros urbanos. De acuerdo a números de las Naciones Unidas (1), en el año de 1950 el 70.55% de la población mundial (1.7 mil millones de personas aproximadamente), vivía en zonas rurales, mientras que tan sólo el 29.44% (745 millones de personas) residían en zonas urbanas, esto quiere decir que en ese entonces sólo uno de cada cuatro habitantes del planeta vivía en ciudades; sin embargo, esta brecha se ha ido acortando consistentemente desde entonces, de tal manera que para el año 2010 la población rural representó el 48.39% del total mundial (3.3 mil millones de personas), mientras que la población urbana alcanzó el 51.6% (3.5 mil millones de personas), es decir, en la presente década y por primera vez en la historia, la población mundial que vive en ciudades es mayor que la que vive en zonas rurales. En 60 años la población rural apenas y se duplicó, mientras que la urbana casi se quintuplicó.

De acuerdo a la misma fuente, se estima que para el año 2050, el 67.18% de la población global (6.2 mil millones de personas) vivirán en las ciudades, mientras que en el campo lo harán sólo el 32.81% (3 mil millones de personas), ¡esto quiere decir que en un siglo la proporción entre población rural y urbana se habrá invertido!

Este tipo de evidencia ha tenido como consecuencia que el tema de la viabilidad y sustentabilidad de las ciudades se esté convirtiendo en uno de los asuntos más importantes y estratégicos a nivel global; no se puede dudar que la población mundial será cada vez más urbana con todos los retos que esto implica. Este tema es amplísimo y abarca prácticamente todos los aspectos del quehacer humano (aspectos económicos, sociales, políticos, de relaciones internacionales, ambientales, tecnológicos, urbanísticos, de salud pública, de alimentación, de gestión gubernamental, legislación y un largo etcétera), en este texto nos concentraremos en tratar unicamente un concepto que se ha venido construyendo recientemente y que se deriva de manera importante de esta reciente preocupación por hacer más viables y sustentables a las ciudades y que además, se relaciona en buena medida con las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y con la tecnología móvil, nos referimos al concepto de Smart City.

El tamaño y la cantidad de ciudades que se tiene previsto que existirán en el futuro cercano, plantean toda una serie de retos para las mismas. Históricamente las ciudades se han caracterizado por ser muy poco eficientes, por poner sólo un ejemplo: actualmente las centros urbanos generan el 75% de las emisiones contaminantes a nivel mundial, pero sólo ocupan el 2% de su superficie y representan sólo poco más de la mitad de la población total (2); en general, las ciudades suelen presentar graves retos en temas clave para la calidad de vida de sus habitantes como son el manejo de desechos, control del crimen, contaminación, movilidad, sobrepoblación, suministro de agua potable y de infraestructura pública básica, entre muchos otros temas.

Atendiendo esta problemática, se postuló en 2009 el concepto de Ciudades Inteligentes o Smart Cities en el libro “Smart Cities in Europe” (3). De acuerdo a sus autores, se podrá hablar de Smart Cities cuando en una ciudad “...la inversión en capital humano y social, así como en infraestructura detonen un crecimiento económico sustentable y eleven la calidad de vida de sus habitantes, con un manejo inteligente de los recursos naturales a través de una gobernancia participativa” (3). De este concepto se deriva un nuevo modelo de ciudad, el cual, para ser viable, requiere de:

1. Una nueva lógica orientada a la sustentabilidad a la hora de tomar decisiones al interior de la ciudad. Ya no basta con sólo resolver los problemas, ahora hay que asegurarse que la solución a un problema urbano no contribuya a generar a la larga otro nuevo y que no signifique un desperdicio de energía, ni de recursos naturales, humanos o económicos.

2. Un involucramiento más profundo de los habitantes de la ciudad para contribuir activamente y colaborar con los gobiernos en la gestión de los asuntos de la urbe.

Nos concentraremos en este segundo punto, en el de la necesidad de que la población participe de manera mucho más activa y propositiva para solucionar los problemas de su ciudad. Ciertamente este tipo de participación no puede darse de manera espontánea ni inmediata, es necesario que exista una estructura que haga posible una comunicación eficiente entre ciudadanos y gobierno, y que exista además toda una serie de protocolos que permitan que esa comunicación sea efectiva, es decir, que los gobiernos tengan la posibilidad de reaccionar de manera eficaz e inteligente ante la información que sus ciudadanos les provean.

Afortunadamente, este problema que se antoja complicado de resolver a primera vista, cuenta con una alternativa de solución prometedora: la tecnología móvil. En nuestro artículo ¿Qué es el gobierno móvil?, describimos los beneficios que tiene la adopción por parte de los gobiernos de la tecnología móvil con el fin de hacer más eficiente la gestión de muchas de sus funciones públicas, así como de promover la participación ciudadana en los asuntos que más los afectan de manera directa, así como promover la transparencia del gobierno hacia sus ciudadanos; en el mismo artículo, sosteníamos que la tendencia en términos de adopción y adquisición de equipos móviles por parte de la población, convierte al gobierno movil (o mGobierno), en una oportunidad estratégica tanto para ciudadanos como para gobiernos. El mGobierno permite que los ciudadanos, a través de apps o mensajes de texto, notifiquen en tiempo real y desde cualquier lugar diferentes problemáticas relacionadas con su entorno.

El impulso inteligente del mGobierno podrá consolidar una plataforma para que ciudadanos y gobiernos puedan colaborar en la gestión y la solución de los asuntos de la ciudad de formas cada vez más innovadoras y sustentables. Por otro lado, también es importante consolidar una infraestructura tecnológica que complemente y potencie esta nueva relación entre gobiernos y ciudadanos, en ese sentido, los especialistas consideran que la nueva tendencia del Internet de las Cosas (o Internet of Things en inglés), representa el complemento tecnológico ideal para consolidar a las Smart Cities, en nuestro artículo El Internet de las Cosas y los dispositivos móviles te ofrecemos una descripción y un panorama histórico sobre este novedoso concepto; en términos generales, el Internet de las Cosas consiste en la posibilidad de dotar a distintos objetos con conexiones a internet y con distintos sensores, de manera que los sensores proporcionen información sobre su funcionamiento el cual es transmitido remotamente vía internet al interesado, ya sea su dueño o el responsable de su funcionamiento. La ventaja de la adopción de esta tecnología es que no requiere de la intervención humana para recolectar y procesar la información que generen los objetos conectados, estos procesos se llevan a cabo de manera automática de forma que se puede obtener información de grandes volúmenes de objetos, y priorizar la entrega de la información relevante. Aplicado al mGobierno, el Internet de las Cosas representa una gran oportunidad para gestionar problemas de manejo de desechos, tráfico, movilidad urbana, sistemas de alumbrado y drenaje, entre muchos otros.

La buena noticia es que tanto el mGobierno como el Internet de las Cosas son ya una realidad, están implementándose a distintos ritmos en diferentes lugares del mundo y ambos prometen ser una importante aportación para la consolidación del ideal de las Smart Cities a lo largo del mundo. Como advertíamos anteriormente, esta es sólo una parte de lo que se necesita para abordar los graves retos a los que enfrenta la humanidad en el futuro próximo, pero sin lugar a dudas representa una valiosa e indispensable aportación a su solución. Cabe esperar que tanto gobiernos como ciudadanos tomemos las decisiones adecuadas encaminadas a gestionar de una manera más inteligente y eficiente los problemas de las ciudades, es por el beneficio de todos.



(1) United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division. World Urbanization Prospects, 2012.

(2) UN-HABITAT, ONU, 2011.

(3) Smart Cities in Europe, Caragliu et al. VU University Amsterdam, 2009.

Recomendaciones
comments powered by Disqus
Suscríbete al newsletter

Smart Cities y mGobierno

Publicado por: Equipo Applicate | 2 de Mayo, 2014

    Comparte

  • facebook
  • twetter
  • googleplus
  • instagram
Convocatorias

Convocatorias